Separan a 4 funcionarios por accidente en puente colgante de Cuernavaca

27

CUERNAVACA.- Mientras concluyen las investigaciones por el desplome del puente colgante del Paseo Ribereño en el parque “Porfirio Díaz”, el presidente municipal de Cuernavaca, José Luis, anunció la separación de cuatro funcionarios tras el accidente que dejó 10 heridos.

Pablo Aguilar Ochoa, secretario de Desarrollo Sustentable y Servicios Públicos, fue separado del cargo temporalmente, mientras que el Cabildo aprobó la separación de Paola Hernández Vargas, coordinadora de Protección Civil de Cuernavaca; Raymundo Nova Castro, director de Infraestructura, y Mía Brito, jefa de departamento de Barrancas y Áreas Naturales Protegidas.

Los motivos específicos, según se dio a conocer, es porque la Coordinación de Protección Civil municipal no hizo la revisión previa a la reapertura del parque, mientras que el Departamento de Barrancas no tomó a consideración que la estructura ya estaba dañada y los tensores no fueron revisados.

Los nombres antes mencionados fueron los encargados de recibir y supuestamente acatar las recomendaciones de Protección Civil previamente a la reapertura del Paseo Ribereño.

Al respecto, el alcalde señaló que no se va a prejuzgar y estarán en espera de lo que diga el Ministerio Público; la Contraloría se encargará de investigar qué personas podrían haber incumplido con su deber y con ello podrían ser sancionadas.

El pasado 8 de marzo las secretarías de Desarrollo Sustentable y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Cuernavaca recibieron la advertencia de la coordinación de Protección Civil de la propia Comuna para no reabrir el Paseo Ribereño hasta que se subsanaran los problemas que se detectaron en la inspección.

Entre las observaciones se pedía que el puente colgante debía renovar los tensores y colocar antiderrapante en la plataforma de madera.

Desde octubre del 2021, se había advertido de los problemas, donde incluso se giró un oficio desde la misma dependencia que ahora, a nombre de Paola Hernández Vargas, se remitía como referencia del problema del puente y de los desprendimientos del aplanado de concreto a la salida del paseo, en la calle Carlos Cuaglia.

El documento fue recibido por las dos dependencias por la mañana del martes 8 de marzo del 2022, día en que el Ayuntamiento celebraba ceremonias por el Día Internacional de la Mujer. Una lectura simple del documento alerta del “riesgo que representa a los visitantes y personal que labora en el lugar”.

“Se solicita en el ámbito de su competencia su intervención (sic) tenga a bien girar sus apreciables instrucciones a quien corresponde para la verificación, solución y lo conducente a la problemática, con la finalidad de salvaguardar la integridad física de las personas, el entorno y los bienes materiales del área”. Concluye el documento que, a decir de las declaraciones oficiales del Ayuntamiento, habría sido ignorado.

Pese a las advertencias, el 6 de junio se convocó a la inauguración del Paseo Ribereño. Al día siguiente, poco después de las once de la mañana se cortó el listón. Apenas minutos después el puente colgante del que se había advertido ya el riesgo, cayó con casi 20 personas a bordo, por lo menos la mitad de ellos sufrieron lesiones de consideración.

Fuente: El Sol de Cuernavaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.