Hallan muerto a niño de 6 años dentro de un auto: su mamá le disparó a sangre fría

125

MINNESOTA.- El pasado 20 de mayo, la policía del condado de Orono, en Minnesota, en Estados Unidos persiguió por una avenida a una joven que manejaba su auto con la ventana trasera rota. Cuando la alcanzaron -gracias al pesado tránsito- los agentes notaron que tenía sangre, sin embargo, confiscaron el carro y la dejaron ir caminando.

Minutos después, los agentes decidieron inspeccionar minuciosamente el carro y fue cuando en la cajuela hallaron el cuerpo sin vida de un niño y junto a él, una escopeta que ya había sido accionada. Las primeras indagatorias arrojaron que se trataba de Eli Hart, de seis años, quien era hijo de la mujer, identificada como Julissa Thaler, de 29 años.

Luego del terrible descubrimiento, los uniformados fueron a buscarla a su departamento, pero ya no la encontraron ahí; al revisar la casa, vieron que la ropa ensangrentada estaba dentro de la lavadora.

Ese mismo día lograron detenerla mientras caminaba por la zona, Julissa aún tenía sangre en el cuerpo y en el cabello tenía restos de lo que parecía masa encefálica (materia cerebral). Luego la policía hizo un rastreo de todos los lugares por los que había circulado ese día la mujer, y fueron encontrando más evidencia de crimen: una silla de auto para niño llena de sangre, huesos, restos de cebrero y una mochila pequeña.

A Julissa la detuvieron y acusaron de asesinato intencional en segundo grado en relación con la muerte de Eli Hart; medios informaron que se le impuso una fianza por dos millones de dólares. En tanto, la autopsia del menor reveló que perdió la vida debido a que recibió nueve disparos provenientes de la escopeta en varias partes del cuerpo, incluido el torso y la cabeza.

De acuerdo con Fox 9, Julissa estaba peleando la custodia de Eli con Tory Hart, papá del niño. Hacía no más de medio año, el pequeño había vuelto a vivir con su mamá, pues se lo habían quitado para mandarlo a un hogar de acogida por no cuidarlo bien.

Josie Josephson, prometida del papá de Eli, relató a dicho medio que Julissa había estado luchando contra su adicción a las drogas y que tenía algunos problemas de salud mental, por lo que varios familiares ya le habían advertido a las autoridades que no era seguro que el pequeño viviera con ella.

Además de la detención de Julissa, la policía también capturó a otro hombre de interés en el caso, quien resultó ser amigo de la mujer de 29 años, pero no le fincaron responsabilidades y lo dejaron en libertad.

El sujeto dijo a las autoridades que antes del trágico asesinato de Eli, él acompañó a Julissa a un capo de tiro para aprender a disparar, pues recién se había comprado una escopeta en marzo. Sin embargo, él no sabía que mataría al niño con ella.

La familia que acogió a Eli mientras se resolvía el juicio por la custodia del niño abrió una petición en GoFundMe para recaudar fondos y ayudar a Tory a costear el funeral. Nikita, la mujer que hizo la página de recaudación explicó que durante los 11 meses que el pequeño vivió con ella, pudo convivir mucho con su papá y en poco tiempo forjaron una linda relación.

Tory luchó mucho por obtener la custodia de Eli pero al final, Julissa había la ganado apenas este mes porque presentó órdenes de protección falsas, se lee en la petición.

Fuente: El Heraldo de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.