Los hoteleros ganaron miles de millones de dólares, pero despiden a sus empleados y piden ayuda del Gobierno, por temor al virus

4

El pasado 21 de marzo, apenas una semana después de haber comenzado la contingencia sanitaria por el Covid-19, directivos del Hotel Azul Five, en Playa del Carmen, anunciaron que a raíz de la poca ocupación registrada se verían obligados a comenzar el despido de su personal. Se trató del primer caso de trabajadores de la llamada ‘industria sin chimeneas’ que resultan afectados en la entidad por la pandemia. Para tratar de reducir en la medida de lo posible los despidos, el Gobierno del Estado ofreció estímulos fiscales a los empresarios que protejan a sus trabajadores. Pero las previsiones no son buenas. Adentrados en la Fase 2 de la contingencia y con la caída de la ocupación hotelera en casi 80 por ciento –y que acaso alcance el tope-, cada vez son más los hoteleros, y turisteros en general, que deciden prescindir de sus empleados y dejar de pagarles mientras no vuelvan a necesitarlos. Las cadenas de hospedaje, que el año pasado obtuvieron ganancias de casi 5 mil millones de dólares, ahora imploran a los tres niveles de Gobierno que las ayuden con prórrogas en el pago de impuestos.

Javier Ramírez

La fuerte dependencia del turismo en las principales ciudades del norte y centro de Quintana Roo, ya les cobra la factura a las grandes comunidades de trabajadores que dependen de sus empleos directos e indirectos.

Así, frente a la actual pandemia, todo los que trabajan en el turismo están en riesgo de ser despedidos o, en el mejor de los casos, de ser ‘invitados’ a tomar vacaciones obligadas sin goce de sueldo.

Pero no sólo ellos están siendo afectados. Cientos de trabajadores de la construcción han tenido que regresar a sus lugares de origen al detenerse las obras en los nuevos proyectos hoteleros.

Tal parece que las millonarias ganancias que los empresarios del sector han obtenido hasta ahora no son suficientes para financiar a sus trabajadores mientras pasan los peores días de la crisis.

Comienzan los despidos masivos

El pasado 20 de marzo se registró el primer despido masivo en un hotel, cuando los directivos de la cadena hotelera The Fives Beach Hotel & Residences ordenaron la liquidación de los 600 empleados de su complejo localizado en Playa del Carmen, por lo que los afectados solicitaron el apoyo de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC).

Luego de varias horas de diálogo, ambas partes lograron alcanzar diversos acuerdos.

Según el comisionado del referido gremio, Brígido Acuña, 425 empleados se mantendrían laborando, mientras que se accedió a la liquidación de 250 con base en la Ley Federal del Trabajo, pero garantizándoles que se les devolvería su fuente de ingreso el próximo 1 de junio.

Los acuerdos quedaron plasmados en una minuta que contiene los resultados de la negociación y los lineamientos a implementarse de común acuerdo, destacándose que la empresa se compromete a dar un aporte económico por la contingencia actual, consistente en mil 478 pesos mensuales en vales de despensa para todos los trabajadores contratados que estén en periodo de ‘días solidarios’.

Pero otros no han corrido con tanta suerte.

Hasta el pasado 26 de marzo se reportaba el cierre de 34 hoteles en Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, debido a la caída de la ocupación en 13.6, 5.3 y 5.7 por ciento, respectivamente.

Son poco más de 11 mil cuartos los que han sido cerrados, y se estima que la cifra alcance los 44 mil en las próximas semanas, lo que representa el 40 por ciento del total que existen en Quintana Roo, debido a que la tasa de cancelación es de hasta 90 por ciento, según cifras de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM).

En ese sentido, el presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Abelardo Vara Rivera, señaló que la falta de visitantes de Estados Unidos y Europa es la razón por la que muchos hoteleros han previsto cerrar sus puertas hasta la temporada de Semana Santa, cuando el índice podría subir al 50 por ciento.

Alarifes regresan a sus casas

Como consecuencia del cierre de hoteles, la industria de la construcción es la segunda más afectada hasta ahora.

De acuerdo con el presidente del Capítulo Quintana Roo de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Diego Cortés Arzola, al menos 400 albañiles ya quedaron sin empleo, tan sólo en Chetumal.

Mientras tanto, en Cancún, la suspensión de las obras en los hoteles ha provocado que cientos de trabajadores regresen a sus lugares de origen -principalmente Tabasco, Chiapas y Veracruz- en lo que se recupera la actividad económica.

Trabajadores de la empresa Antillas, quienes llevaban entre seis meses y un año laborando en un hotel de Cancún, indicaron que representantes de la empresa para la cual laboraban les informó que serían retornados a sus lugares de origen, por lo que les proporcionaron transporte y les prometieron que en tres meses aproximadamente estarían retornando para laborar.

Sin embargo, expresaron que su futuro es incierto, porque llevan poco dinero y ven muy difícil conseguir trabajo en sus poblados. Aún así, esperan que la recontratación pueda darse en algún momento.

Hoteleros piden ayuda

Pero incluso antes de que comenzaran a darse los despidos, el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) ya había presentado al Gobierno federal un plan para reducir los efectos negativos de la pandemia durante el periodo de emergencia.

En dicho documento se destaca la solicitud para la prórroga en la presentación de pagos provisionales tanto del IVA como del ISR y retenciones.

Asimismo, el CNET pidió el aplazamiento en desembolsos para las contribuciones sociales del IMSS y el Infonavit, además de una prórroga de seis meses en las declaraciones anuales de personas morales y físicas con actividad empresarial.

El organismo empresarial solicitó la exención de los derechos por el uso de espacio aéreo mexicano y derechos de migración. En cuanto a la fase de recuperación, el CNET indicó que pedirá subsidio al IVA aplicando tasa cero por seis meses, deducción inmediata de construcciones y adquisición de activo fijo.

Otra de las solicitudes que se presentó al Gobierno federal fue dirigir exclusivamente el Impuesto al Hospedaje para trabajos de promoción y deducibilidad en consumo de restaurantes.

El Gobierno federal hasta el momento ha mantenido su postura de apoyar a las empresas, pero principalmente a la gente necesitada, por lo que prácticamente quedaría descartada la posibilidad de que se atiendan las peticiones de los hoteleros.

Sin embargo, con fin de solidarizarse con los trabajadores, mantener el empleo y la planta laboral durante la contingencia sanitaria por el virus, el Gobierno del Estado ha puesto en marcha un plan especial denominado “Juntos saldremos adelante”, para el cual ha pedido la ayuda de todas las empresas, cámaras, asociaciones, sindicatos, prestadores de servicios y hoteleros.

El mandatario estatal destacó que, formalmente, hasta el pasado 26 de marzo, 437 empresas habían manifestado por escrito su compromiso para apoyar el plan, con lo cual los despidos han ido a la baja, en tanto que se abrió una línea de comunicación para atender los despidos que se consideren injustificados.

Algunos de los beneficios fiscales que el Gobierno del Estado está otorgando a las empresas son: diferir los pagos y declaraciones del Impuesto Sobre Nóminas, el Impuesto al Hospedaje, el Impuesto al Libre Ejercicio de Profesiones y el Impuesto Sobre Extracción de Materiales del Suelo y el Subsuelo, sin recargos ni actualizaciones, además de que tampoco serán objeto de multas por extemporaneidad.

One thought on “Los hoteleros ganaron miles de millones de dólares, pero despiden a sus empleados y piden ayuda del Gobierno, por temor al virus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.